La eterna pregunta de los enamorados¿Me quiere o no  me quiere?. El amor contra el enamoramiento.

¿Me quiere o no me quiere?
¿Me quiere o no me quiere?

 

El gran misterio del amor, ¿Me quiere no me quiere?...Son multitud de estudios que se han realizado sobre este sentimiento. Unos lo han basado en instintos biológicos, plasmando esta idea en la forma más directa posible; en el primer instante de conocer una persona.

Si, existen estudios que indican claramente que el amor, la atención, la amistad…todo se juega a una sol si estamos frente al amor de nuestra vida.

Es importante diferencia el enamoramiento, que es un estado psicótico pasajero de amar realmente a una persona, y es que amar significa conocer en el diccionario de los sinónimos del corazón.

Nuestro cerebro regula las emociones por mediación de la amígdala, cuando esta se dispara “sin que ni pa que”.

 

Así volvemos a la pregunta, ¿Me quiere o no me quiere? Y otra vez podemos buscar rasgos que desenmarañaren a nuestro futuro amante. Pero todo esto son alucinaciones producidas por el desmadre de las amígdala

Lo mejor es ir conociendo a la otra persona poco a poco, es la forma más segura de saber que quién queremos es realmente como es, no la persona perfecta que hemos imaginado que es. Aunque “de perdidos al rio”y no es nada malo dejarnos llevar por las emociones, que para algo están y, por tanto, algo tendrán que decir.

El amor por mucho que trate de descifrarse, desde un primer momento dónde son los impulsos los que nos alteran, hasta que conseguimos ese amor que nos da paz y tranquilidad, deben pasar muchas cosas, tanto buenas como malas. No olvidemos que también las personas estamos en cambio continuo, tanto nosotros como nuestra pareja, y lo que hoy es de tal forma mañana puede ser de una forma totalmente diferente.

Pero, tranquilos, también hay parejas que a lo largo de su vida han sabido mantener un enamoramiento medianamente medido, un amor que han sabido mantenerlo con el tiempo y por supuesto, saber combinar ambos con el erotismo y amor sexual.

Solo se puede decir “SUERTE”.