En Silicon Valley, se cree que el éxito se basa en cinco reglas: 1) trabaja duro; 2) sé persistente; 3) rodéate de buenos mentores y colegas; 4) invierte en ti mismo; y 5) disfruta el proceso.
Se dice que el secreto del éxito en Silicon Valley es la «mentalidad de crecimiento», que se centra en el aprendizaje y el desarrollo personal.
Las personas que triunfan en Silicon Valley trabajan duro y se esfuerzan por mejorar constantemente. También se rodean de buenos mentores y colegas, y invierten en su propio desarrollo.
Si quieres triunfar en Silicon Valley, debes enfocarte en el crecimiento y el aprendizaje, y disfrutar el proceso.

Cinco reglas que harán de ti un auténtico emprendedor y triunfador

No importa de donde seas o donde vivas o a que tipo de negocio estés vinculado, puedes ser un mejor emprendedor observando lo que sucede en Silicon Valley. La habilidad de innovar se convierte en fundamental puesto que lo que hoy es un negocio puntero de un día para otro se puede quedar obsoleto. Es algo que todos hemos visto demasiadas veces y no debería de sorprender a nadie.

1. El primer paso es tener una buena idea. La mejor manera de tener una buena idea es aprender a tener muchas ideas. Esto significa estar abierto a nuevas ideas y aceptar que la mayoría de ellas serán mala. Pero si eres lo suficientemente persistente, eventualmente encontrarás una buena idea.

2. El segundo paso es construir un prototipo lo más rápido posible. Un prototipo es una versión simplificada de tu producto o idea que te permite probar y evaluar rápidamente si es viable. No te preocupes por hacerlo perfecto; de hecho, es mejor que no lo sea. Lo importante es que el prototipo sea lo suficientemente bueno para permitirte evaluar si tu idea es buena o no.

NO SE LO PIERDA:  Tips para convertirte en un experto del blackjack 21 online

3. El tercer paso es encontrar el primer cliente. El primer cliente es la persona que está dispuesta a usar tu producto o idea, incluso si no está totalmente terminado. Encontrar el primer cliente te ayudará a comprender mejor qué es lo que realmente necesitan tus clientes y cómo puedes mejorar tu producto para satisfacer sus necesidades.

4. El cuarto paso es vender, vender, vender. No importa cuán buena sea tu idea, si no eres capaz de venderla, no tendrás éxito. Debes asegurarte de que tu producto o servicio está disponible para tus clientes potenciales y que estás haciendo todo lo posible para promocionarlo.

5. El quinto y último paso es no darse por vencido. Si tu idea no funciona de la manera que esperabas, no te rindas. Toma lo que has aprendido y usa ese conocimiento para mejorar tu producto o idea. Si persistes, eventualmente encontrarás el éxito.

Saber como se adaptan los emprendedores de Silicon Valley en pocas palabras puede ser algo complicado pero haciendo una sintetización podemos obtener cinco reglas fundamentales en las que se basa este estudio. pero no solo importan estas reglas fijas sino que también hay que tener en cuenta la flexibilidad; que son un conjunto de reglas no escritas que tratan de las relaciones entre personas que interactúan entre ellas mismas. Estas reglas crean un contrato social e invisible y no escrito que apoyan los emprendedores mientras innovan y se ajustan al siempre cambiante mercado.

Estas son las cinco reglas no escritas de Silicon Valley que puede funcionar para cualquier emprendedor sin importar dónde se encuentre.

NO SE LO PIERDA:  La helicicultura. Un negocio en auge.

1. Confía y se confiable

En cualquier tipo de negocios los «nuevos» son vistos muchas veces con recelos y con sospechas durante muchos años.Sin embargo una reunión tomando un café puede verse como el principio de una fuerte alianza, para convertirse en un negocio al sía siguiente.

Las barreras sociales altas- ya sean por motivos geográficos, la cultura, el idioma o la desconfianza- pueden terminar con cualquier tipo de relación incluso antes de que comience. la tasa de innovación se incrementa cuando se rompe con estas barreras y crean puentes de confianza fuera de sus círculos habituales.Hacerlo es crucial ya que la innovación surge cuando las personas contribuyen con diferentes ideas, habilidades y conexiones.

2. Busca justicia, no ventaja

Hemos encontrado que la mayoría de personas tratan a los negocios como un juego donde un lado gana y el otro pierde. Los inversionistas suelen ser los peores en esto. Sin embargo, los capitalistas de riesgo más exitosos saben que deben tratar a sus emprendedores con justicia.

Aquí una lección que a muchas personas les cuesta aprender: No puedes innovar solo; necesitas socios que tomen el viaje contigo. Los empresarios sabios tienen la humildad de buscar colaboraciones positivas con otros, y están dispuestos a sacrificar sus intereses inmediatos por los resultados de largo plazo.

3. Haz cadenas de favores

Presenta personas en tu misma res, devuelve llamadas telefónicas, conviértete en un mentor. Uno puede pensar que no va a recibir nada a cambio, sin embargo, la realidad es muy diferente ya que estás obteniendo algo de muchísimo valor: una gran reputación.Poco a poco notarás que te has convertido en experto, en alguien en quien los demás pueden confiar y algo igual o más importante: en alguien sobre quien pensar.

NO SE LO PIERDA:  Las mejores Apps para invertir

4. Abre puertas y escucha

Una vez le presenté un trato a otro inversionista de riesgo, quien pasó la mayor parte del tiempo en el que le hablaba escribiendo un mensaje en su celular. Y se perdió una gran oportunidad.

Escuchar es clave para construir relaciones y satisfacer necesidades. No quieres ser el que rechacé al próximo Mark Zuckerberg, ni tampoco hacer monólogos en tus conversaciones. Haz preguntas y sigue aprendiendo. Crea un ambiente en el que las opiniones y los talentos diversos sean valorados, y donde los ‘nuevos’ no se mantengan como desconocidos.

5. Experimentar juntos

Hay pequeños trucos que se pueden aprender como por ejemplo los de nuestros amigos de Stanford: practica decir «Si» a cualquier idea en vez de decir «No». Crear un espacio de trabajo donde no existen las malas ideas es fundamental para crear un ambiente de creatividad, y desechechando todas aquellas malas ideas finalmente podremos encontrar las buenas. Thomas Edison probó más de 2,000 materiales antes de desarrollar un foco funcional. Los errores no te definen, te perfeccionan.

es muy importante que el miedo al fracaso no te impida intentar algo nuevo o de tomar los consejos de los demás. Si las cosas no funcionan bien, adáptate, recárgate e intenta de nuevo.

Articulo escrito por Antonio Quiles.

También te puede interesar:

Esperamos que el artículo le haya sido interesante. Si tiene alguna duda o puntualización, use los comentarios de abajo para hacérnosla llegar.

Gracias.

 

 

 

 

 

 

5/5 - (8 votos)